Ventajas de trabajar autónomo

La crisis económica europea dejó severas secuelas en España, tanto así que el mercado laboral la ha tenido difícil volver a estabilizarse, la competitividad de las empresas, la depresión económica, la falta de ahorros, entre otros factores ha empeorado la situación para los jóvenes que egresan de las universidades y mano de obra en general.

Esta situación ha permitido que se acelere un cambio en la manera de concebir el trabajo en las nuevas generaciones y muchos se ven obligados a crear microempresas, a emplearse de forma autónoma y diseñar ideas que se puedan convertir en modelos exitosos de negocios. Se propicia el emprendimiento.

Así que el trabajar autónomo se ha convertido en una tendencia nacional y se promueven incentivos para que los jóvenes bien formados no tengan que emigrar y se pierda una gran generación de mano de obra. Aunque siempre ha habido algunos prejuicios por las trabas burocráticos que amerita el trabajar autónomo el cambio de mentalidad está cediendo y se ha convertido en una práctica común.

Así que si tienes una buena formación, tienes una idea bien desarrollada y ya estas decidido a ser tu propio jefe es momento de empezar y no tener miedo al fracaso.

 

Las ventajas son las siguientes:

  1.  La puesta en marcha es rápida y sencilla. Ya cuando decidas la actividad a desarrollar y puedas acomodar el espacio que utilizarás para tu actividad profesional solo debes acudir a las oficinas locales de Hacienda donde debes notificar acerca de la actividad, consignar algunos documentos sencillos y al Seguro Social para darse de alta. Ya con esto podrás iniciar tus operaciones legalmente.
  2. Gastos de constitución económicos. Como no se requieren grandes inversiones, entonces no necesitarás tantos asesores y pagar comisiones. Esto abaratará en gran medida tus operaciones de arranque. Solo con sacar tus permisos ya eres un trabajador autónomo legal.
  3. No requiere sociedades. Para trabajar autónomo no necesitarás asociarse con grandes capitales, vender acciones ni nada por el estilo, basta con tener alguna habilidad e iniciar a ofrecer tus servicios o servicios profesionales en caso de tener una licenciatura colegiada.
  4. Control total. Cuando decides trabajar autónomo puedes tener control total de tus servicios y productos. No requieren intervención de terceros ni dependes de la gestión de otros. Eres tu propio jefe y si vas a rendir cuentas solo lo harás a ti mismo.
  5. Flexibilidad. No tendrás que cumplir horarios rígidos ni aguantar a un jefe malhumorado en la oficina. Podrás diseñar tu horario y lo más importante  trabajarás en donde mejor te plazca.
  6. No requiere desembolso. Para darte de alta no se requerirá ningún aporte de capital previo. Generalmente, los trabajadores autónomos empiezan entre su círculo cercano de familiares y amigos y luego se van expandiendo por sus servicios.

Así que, hay muchas ventajas al trabajar autónomo, si tienes tu proyecto y cuentas con los recursos anímate, hay muchas oportunidades en el mercado para consolidarte como un profesional independiente. ¡Manos a la obra!

Deja un comentario

Nombre *
Correo electrónico *
Web